domingo, 17 de julio de 2016

Cuando las estrellas ahuyentan los fichajes


¿Qué jugador no querría fichar por el Barça? Esta pregunta, normalmente un recurso en boca de los jugadores pretendidos que se dejan querer por el club azulgrana, puede haber perdido su carga retórica y hasta hallar una inesperada respuesta: ¿Qué jugador no querría fichar por el Barça? Aquel que desee tener minutos, incluso asumiendo que tendrá que ganárselos.

El director deportivo, Robert Fernández, fue muy claro cuando le preguntaron si el Barça lo tiene complicado para encontrar al cuarto delantero: “Rotundamente, sí”. La marcha de Pedro al Chelsea el verano pasado no sólo dejó al equipo desprovisto de esa figura, sino que puso de relieve por qué: el extremo canario se fue para tener los minutos que le negaba el tridente Messi–Suárez–Neymar. Cualquiera sabe que, por bien y duro que pueda trabajar un outsider, la titularidad está adjudicada. “Algún jugador no acepta venir al Barça porque sabe que su rol va a cambiar muchísimo”, reconoce Robert.

Así las cosas, con la cantera cada vez menos presente en los planes de futuro inmediato –Sandro Ramírez, uno de los últimos delanteros formados en La Masía, probará suerte en el Málaga-, el Barça sondea el mercado en busca de otro perfil: un delantero que acepte sin rechistar permanecer en segundo plano y se limite a jugar las primeras rondas de Copa o en ausencia de alguno de los tres tenores. Lo más parecido a ser suplente por contrato. Algo que, de paso, le permita equilibrar la masa salarial de la plantilla para cumplir con el ‘fair play’ financiero, que ya resultó complicado la pasada campaña y se antoja más aún tras la millonaria renovación de Neymar y las futuras de Messi y Suárez.

Xavi Hernández, que dejó el Barça como campeón del triplete en el momento de mayor apogeo de la MSN, apoya esta nueva estructura de clases bien diferenciadas. “¿Pero por qué necesitas un delantero de gran nivel si ya tienes tres?”, responde en una entrevista concedida al diario ‘Sport’ cuando le preguntan por las dificultades para completar el equipo. Y aporta una solución: “Hay que buscar un perfil más bajo y más adaptativo al grupo”.

Entre los nombres que han sonado este verano figuran Sanabria (que jugará finalmente en el Real Betis), Gameiro (Sevilla), y Vietto (Atlético de Madrid). De éste incluso se dice que puede llegar cedido tras una primera temporada decepcionante en el Calderón. Algo poco común, sin duda, como también lo resulta que el Barça tenga reconocidos problemas para seducir a un posible fichaje.

Fuente: SportYou.es

COMENTARIOS